Escuchar

Accesibilidad de documentos electrónicos

  miércoles, 25/abril/2018

Una de las tareas de la Oficina Web es velar por el cumplimiento de las normativas aplicables a la publicación web en el ámbito de las administraciones públicas. Una de estas normativas que se aplican en la web es la de asegurar la accesibilidad a la información para cualquier usuario.

Verificar que una página web es accesible es relativamente fácil, aunque una parte del proceso se debe hacer manualmente. Verificar que un conjunto (muy) grande de páginas, como es el caso de la web de la UIB, es accesible no es trivial.

Desde la Oficina hace años que trabajamos para conseguir que la web institucional sea lo más accesible posible para nuestros usuarios.

Sin embargo, los editores juegan un papel importante a la hora de conseguir este objetivo. Cuando llevan a cabo la edición de los contenidos, pueden seguir o tener en cuenta una serie de acciones o pautas que mejoran considerablemente el acceso a la información.

Algunas de estas acciones o pautas que cualquier editor de información (documentos electrónicos) puede tener en cuenta y que mejoran la accesibilidad son:

  • La redacción debe ser clara y sencilla y el lenguaje empleado debe adaptarse al tema que se trata.
  • El documento debe tener una estructura bien definida: debe contener secciones y estas deben incluir títulos y subtítulos indicados con cabeceras.
  • Dividir los bloques de información largos en bloques más manejables.
  • Los elementos visuales deben tener un texto alternativo, que debe ser corto y descriptivo.
  • Se deben emplear listas y tablas cuando la información sea de este tipo y nunca emplear estos elementos para dar formato al texto.

Información relacionada